la fiesta es política

La reivindicación de la fiesta y el ocio no mercantilizado fue un eje central del laboratorio 1. No exento de excesos y conflictos pero preñado de una fuerte cultura de apertura, ruptura y experimentación.

Las raves y el tecno, la autoproducción y la experimentación sonora. Una escena novedosa tanto en el mundo de las okupaciones como en la cultura underground del momento.

Pero la fiesta no se circuscribe solo a la noche,  la música, el baile, el espectáculo o el consumo de drogas, la fiesta fue también una apuesta política por una política afirmativa, vitalista y deseante.